Curriculum :: Reseñas

Teoría en una estética... (extracto)

Graba, manipula la materia y logra objetos de consideración. En las realizaciones de Marga Crespo, bidimensión y tridimensión están en su horizonte. Grabar es esculpir de otra manera; la escultora se plantea grosores y aspectos superficiales, corta y hace del hueco, de lado a lado, una razón con sentido. Son sus planchas, plafones, muros a modo, soportes que soportan la profundidad; son sus habitáculos, recipientes, cajas en las que el vacío puede colmarse con sólo voluntad, echándole imaginación, revelando lo oculto, lo que puede ser y, por poder, es...


Es la materia su reto constante. Materia para una nueva función, con estructuración nueva, con el soplo de una autoría. En Marga Crespo hay basamento dibujístico y necesidad de romper esquemas para buscar otras expresiones. El grabado le ha proporcionado conocimientos, técnica de obra seriada y elementos formales que generan constantes informativas. Después, del papel ha pasado a cuerpos más duros y en ellos ha elaborado aspectos geométricos de una razón que combina elementos y hace de lo compacto y de lo leve, de lo opaco y de la abertura luminosa, una teoría prendida en su estética. Con cajas de resonancia, con recipientes de memoria, con compartimientos para los recursos, con ese algo íntimo que se guarda, con lo que se abre.

José Pérez-Guerra, El Punto de las Artes, junio 1993
Con motivo de la exposición Caixas realizada en la
Galería Bastín, Pozuelo de Alarcón, Madrid