Curriculum :: Reseñas

Volunta de Expresión

Todo, en la obra de Marga Crespo se supedita al afán de decir, en lenguaje estrictamente escultórico, sin concesión pictórica o literaria alguna.

Escultura en estado puro. Se ha suprimido en la forma, con implacable decisión, lo accesorio, el abalorio inútil que pudiese apartar nuestra atención de lo esencial. Y es que en Marga Crespo hay sólo vocación de esencias. De ahí ese cierto primitivismo de resonancia africana que late en su quehacer – la sofisticación es el escaparate de la falsedad.

Y expresión de voluntad. La voluntad es vida. Vivir, dar forma a la materia que el destino ha puesto en nuestras manos: in-formar. Y así, en la escultura de Marga Crespo, la forma surge de la materia que le sirve de sustento. Generación, esforzada generación, siempre menesterosa y siempre inacabada, porque hunde sus raíces en lo que no somos, en lo que escapa a nuestro arbitrio y se resiste a incorporarse a nuestro ser, siempre amenazado. Vivir es afirmarse en frágil equilibrio doloroso. En la escultura de marga Crespo late un talante eminentemente existencialista.

Voluntad de expresión. Expresión de Voluntad. Pura escultura donde, de la mano de la propia concesión que ofrece nuestra autora, es fácil encontrarnos a nosotros mismos.

Sólo hace falta mirar.

Javier Pérez Carrasco
Catálogo de la exposición realizada en el
Centro Cívico “El Pozo del Tío Raimundo”, Madrid 1990